TU CASA MÁS ACOGEDORA CON MADERA

¿Quién no ha vivido épocas de estrés? Todos hemos necesitado alguna vez desconectar de lo cotidiano, de la presión laboral, de los problemas del día a día que van haciendo fuerza sobre nuestros hombros. Es un patrón común en nuestra especie buscar una vía de escape, el primer paso suele ser dar rienda suelta a la imaginación. Entonces nos deslocalizamos, viajamos raudos con la mente a lugares donde todas nuestras preocupaciones se desvanezcan. Puede ser una playa virgen, con el agua templada y cristalina mojando nuestros pies o una casa rural tranquila, cálida y acogedora. Con vigas que casi son troncos sosteniendo un techo todo de madera que nos arropa y nos da paz. Nos vislumbramos con una luz templada rodeados de muebles de madera maciza al calor de una chimenea con leños humeantes.

De un plumazo desaparece la presión, la ansiedad, el sofoco… y es que lo rústico da tranquilidad. No es necesario esperar a tener vacaciones o días libres para hacer una escapada a esa cabaña que te va a curar de todos tus males. Puedes, si quieres, dar un giro a la decoración de tu casa y dotarla de esa calidez terapéutica que te sanará en cuanto metas la llave en la puerta al final de la jornada. Lo rústico no pasa de moda, es elegante, extremadamente cómodo, agradable: acogedor.

Un suelo de roble revistiendo toda la vivienda será la base para que empieces a sentir lo acogedora que puede llegar a ser la madera. Caminarás descalzo y tus pies estarán templados porque la madera es un conductor ideal. Que no te falte en el salón un aparador sofisticado hecho de forma artesanal, por ejemplo, con puertas correderas y cajones, con un acabado con cera y tinte natural que resaltarán la veta. Si además añades una buena alfombra y unas cortinas que dejen pasar los rayos de sol, la estancia gana muchos puntos para convertirse en la más acogedora de la casa.

Aunque competirá con el dormitorio si aquí decides descansar sobre una cama de roble macizo, tan soberbia y resistente que combinada con un buen colchón, no habrá quien te devuelva a tu rutina por las mañanas. Si además le otorgamos un emplazamiento relevante en la estancia a una cómoda y un sinfonier a juego, armados con cola de milano, tan rígidos y sobrios como la cama, la calidez de la nuestra habitación del descanso no tendrá competidor.

Porque respirar el aroma natural de la madera y sentir su calidez a diario, es posible, con los muebles artesanos de Carpintería Navas.

Deja un comentario